Cortometraje grabado en Morelos gana premios Internacionales

 In Cine, Noticia, webzine

“Podía oírlo todo,
como si los ruidos tomaran forma o se amplificaran:
los resuellos, el crujido de sus huesos,
sus aspiraciones y expiraciones,
el frote de sus ropas,
el sordo rumor
de sus siniestros pensamientos.”
EDMUNDO VALADÉS.

 

Lejos de ser explícito, el cortometraje La huella, dirigido por Carlos Andrade Montemayor y ganador del Premio Danzante Iberoamericano de la edición 46 del Festival Internacional de Cine de Huesca, sitúa al espectador entre la estética de la ficción, el imaginario colectivo y la terrible violencia que, en un país como México, pervive como una realidad inextricable.

Durante el recorrido fílmico se intuye, el arrebato de la vida a partir de sus reminiscencias: rastros de sangre entreverados en paisajes rurales y urbanos, maizales, arroyos, escaleras, portones, etcétera, que conducen al protagonista (y espectador, al mismo tiempo) a «lo ya acontecido» a partir de la reconstrucción de las escenas por demás irreversibles.

“En el miedo a la muerte, la muerte no vale la pena”
Juan Gelman.

El contexto principal es la lucha del periodismo por la libertad de expresión, sin embargo las aristas proyectadas en este metraje van mucho más allá: es la abierta denuncia contra los crímenes de lesa humanidad y, en una especie de culminación angular, la revelación de la tragedia de un territorio silenciado por la eliminación de sus habitantes y el exilio de éstos ante el miedo de su propia desaparición. De entrega catártica con recorridos entre la vida y la muerte, La huella se imprime como el recuerdo de la ausencia y encamina los pasos perseverantes de la verdad por salir a la luz.

“El óxido se posó en mi lengua como el sabor de una desaparición”
Antonio Gamoneda

Es, también, la radiografía del diario acontecer bajo el régimen dictatorial encubierto, se revela la negrura de las piezas del rompecabezas de los hechos y la blancura del vacío luego de las desaparición de un ser humano: todo permanece, atemporal, mientras aún existan rastros y cuerpos desterrados; al mismo tiempo responde, en cierta medida, a las incógnitas de las víctimas indirectas cuyas pérdidas sólo podrían ser sucedáneas en intensidad y en dolor a las descritas por César Vallejo en “Los heraldos negros”, son golpes en la vida tan duros porque se dan en la matadura, en la herida, en la llaga de los pueblos violentados.

“Nadie puede ser libre, si no está preparado para afrontar la muerte. Pero nadie puede afrontarla si no sabe para qué vivir.”
Hegel.

Filmado en su totalidad, con luz natural y algunas escenas y audios reales, en diversas locaciones del estado de Morelos, dicho rodaje tuvo, como muchas otras expresiones artísticas, una serie de obstáculos y embrollos previos a su nacimiento, según comenta el propio director: “casi a punto de terminar yo lo sentía como una pesadilla” y no es para menos: la misma producción, los costos, el estrés de las luces, las distancias entre locaciones, los subtítulos, la secuencia narrativa de los cuadros, la temática, sus propias experiencias de vida en el activismo, la música de tambora al lado de una escena de crimen; pero, sobre todo lo anterior, prevaleció —al día presente—, la necesidad de que alguien escuche su grito, de sumarse a las voces de la memoria y de levantar las miradas hacia una problemática, hasta el momento, impune.

“Si estamos vivos, es que el amor a la vida ha superado, al menos hasta ahora, el deseo de acabar con ella.”
Epícuro.

Juan Gelmán, dice lo siguiente: “la resignación al abuso es la muerte misma”. Carlos Andrade es un sobreviviente que carece de conformidad. La huella, uno de sus legados y testimonios, cuya secuencia, relatada en menos de 20 minutos, provoca e incentiva a la trasmutación: de la resignación mortuoria al despertar colectivo, del silencio al ruido, de la desazón a la acción, del crimen a la búsqueda de la verdad, de la sublevación de la vida al encuentro con la libertad.

Otros datos sobre La huella:
• Fue ganador, por el estado de Morelos, del “2do Concurso de apoyo a la producción de cortometraje de ficción en los estados 2016. Región Centro” del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), gracias a lo cual fue posible su realización.
• En el mes de junio del 2018, formó parte de la selección oficial del “Literally Shorts Film Festival”, de Austin Texas donde se estrenó y obtuvo una mención del jurado
• Pocos días después fue seleccionado para la edición 46 del Festival Internacional de cine de Huesca (España), en el cual ganó el Premio Danzante Iberoamericano.
• Con el reconocimiento anterior, es seleccionado para participar en la competencia para el Premio Óscar (Academy Awards) otorgado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés)
• En México, se presentará por primera vez, como seleccionado oficial del Festival Internacional de cine de Monterrey los días 18, 20 y 23 de agosto del año en curso.
• Como parte de la selección oficial del 16avo Latin American Film Festival Vancouver se presentará el 3l de agosto y el 1 de septiembre de este año.
• Es selección oficial de la 2da edición del Festival de cine de Ensenada a presentarse en el mes de septiembre.
• Es selección oficial del Short Shorts Film Festival México en el cual no competirá porque será parte de la muestra a presentarse, también, en septiembre.
• Selección oficial del Tour de Cine Francés 2018 que será de septiembre a octubre.

Por: Lucía Jiménez

Recent Posts

Dejar un comentario

Contactanos

Quieres agregar algún artista, grupo, evento o espacio. escríbenos será un gusto

0